Menu

Noticias

PREMIC_Frank-González

Una refrescante garúa acaricia la ciudad de Huánuco. Las riberas del río Huallaga resplandecen y la naturaleza se manifiesta en el horizonte, que es de un verde intenso. La principal actividad en esta ciudad es la agricultura. Paradójicamente, Huánuco aloja a una de las personas que ha desarrollado más el comercio online entre el Perú y el extranjero. Frank González Campos. Él es responsable del sitio web Lo Mejor del Perú, que despacha una serie de productos naturales a diversos mercados del mundo. Actualmente, está desarrollando un interesante proyecto: la primera plataforma gratuita de comercio online peruano para el mundo. El proyecto ha sido bautizado como ECPerú. Nos asegura que este proyecto podría sacar de la pobreza a muchos jóvenes peruanos que actualmente no saben qué hacer con su vida.

Desde muy joven, Frank González Campos, sabe lo que es el trabajo duro. En su casa nunca faltó nada, pero desempeñaba varias labores desde los 13 años porque es parte de una familia de emprendedores. Nos comenta que su padre, don Pedro Antonio González, es abogado y durante muchos años fue distribuidor de bebidas gaseosas y cerveza. Además, su hermano fue dueño de una pequeña fábrica de jugos naturales que comercializaba sus productos bajo la marca Dino.

Frank nos dice que a los 13 años distribuía gaseosas, cervezas y jugos de fruta Dino. Acompañó muy de cerca las aventuras empresariales de su familia. No obstante, no todo fue felicidad. En el mejor momento, su papá y su hermano decidieron comprar un camión. La suerte les fue adversa y al poco tiempo este vehículo se volcó. Debían una buena suma de dinero al banco y poco a poco fueron desapareciendo las empresas de su familia.

A los 17 años ingresó a la Universidad Nacional Hermilio Valdizán de Huánuco, a la carrera de obstetricia. Nunca estuvo más alejado de los negocios. Recuerda que se fue a vivir solo a un departamento de su familia, sin saber que un golpe de suerte cambiaría su vida.

Un premio que cambia una vida

En el año 2002, la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat) tenía un concurso que consistía en mandar boletas de venta en un sobre cerrado. Se hacía un sorteo y el ganador se hacía acreedor a 15 000 nuevos soles. Frank ganó ese concurso a los 22 años.

Recuerda que en un primer momento tuvo la intención de montar un negocio. Pensaba que una cabina de internet sería lo más oportuno. Sin embargo, el dinero ganado no le alcanzaba. Necesitaba 10 000 nuevos soles más. El banco no le dio el préstamo que pidió.

Para levantar sus ánimos, Frank comenzó a gastarse el dinero, a pasarla bien. Recuerda que durante un buen tiempo se divirtió sin pensar mucho en el futuro. Hasta que un día encontró a don Pedro Anatolio en su departamento.

“Mi papá me dijo: Oye hijo, ¿y cuánto dinero te queda del premio? Yo le respondí: Papá, ¿por qué me preguntas? Él me miró a los ojos y me dijo: es que tu mamá y yo te seguimos apoyando con la universidad, te seguimos dando de todo. Entonces, pienso que con ese dinero ya debes de estar ganado intereses o haberlo invertido en algo”, recuerda con mucha emoción.

De los 15 000 nuevos soles solo le quedaban 9000. Frank dice que fue en ese momento que comenzó a preocuparse por el futuro. Se sentía mal porque había defraudado a su padre. Por ello, comenzó a pensar seriamente en qué hacer con el dinero que aún le quedaba.

La web y el mundo en una computadora

Por esos días vio en la televisión que el Gobierno Regional del Callao ofrecía cursos de comercio online.

Era el año 2002 y la internet aún no tenía el desarrollo que hoy vemos. Frank manifiesta que, cuando terminó de ver el reportaje, se dijo: “Esto es lo mío”.

Fue así como cogió un bus y se vino Lima. Cuando llegó al Callao, le dijeron que el curso había culminado unas semanas antes. El canal se había tardo mucho en emitir el reportaje. Le informaron que en 15 días se daría otro curso. Él no podía esperar tanto y les pidió a los encargados el número de teléfono del profesor del curso. Lo contactó y por 90 dólares recibió una capacitación de media hora, que constaba en crear un usuario en eBay y enseñarle cómo funcionaba el sistema de esa plataforma.

De regreso a Huánuco se compró una computadora y se dio el lujo de contratar el servicio de internet para su casa, en un tiempo en el que la gran mayoría usaba las cabinas. Recuerda que puso varios avisos de venta de artesanías en eBay, pero nunca lo contactaron. Frank no se quedó, comenzó a investigar y descubrió que las cámaras antiguas a rollo eran los objetos más vendidos en esa plataforma de comercio electrónico.

Compró todas las cámaras de este tipo que encontró en su ciudad y, cuando ya no quedaban más, empezó con la numismática. Luego comerció con pepitas de oro. Tuvo que aprender un poco de inglés. Al principio, cuando recibía llamadas del exterior, solo les decía a todos sus clientes: “Please, send me a email” (por favor, envíame un correo electrónico). Además, siguió investigando y comenzó a poner sus avisos en otras plataformas de comercio internacional, como Alibaba, Importers y otras. Dice que, con el tiempo, se convirtió en un autodidacta, aprendió a través de internet a sacar buenas fotos de sus productos, así como a realizar y editar videos.

Agrega que nunca fue egoísta y les enseñó a un par de amigos sobre su negocio. Actualmente, estos dos amigos, al igual que Frank, están enviando productos peruanos al mundo.

Exporta fácil

Para el negocio de Frank, una de las mejores herramientas que se han creado ha sido el

Exporta Fácil. Gracias a este programa ha podido ampliar sus despachos y realizarlos con más eficiencia. Hasta antes de su existencia, él tenía que pasar mucho tiempo haciendo trámites para realizar sus despachos. Dice que hasta aprendió todo lo referente a la legislación de comercio internacional.

A partir de la puesta en marcha de este programa, Frank cambió su modelo de negocio y dejó de ofrecer su mercadería en plataformas de negocios online y creó su propia página web. Para evitar costos, utilizó una página de Blogspot y le cambió el dominio por “lomejordelperu.com”. Actualmente, Frank exporta productos naturales y de cosmética natural, como son baba de caracol, cremas, concha de nácar, entre otras. Además, comercializa todo tipo de mates filtrantes y productos de alpaca.

Proyecto ECPerú

Frank siente que debe retribuir al mundo su buena suerte. Por ello, está empeñado en desarrollar una plataforma de comercio electrónica que se va llamar

ECPerú. Dice que esta plataforma va a tener todo lo que él hubiese querido encontrar en este tipo sitios web. “Va tener un estilo más latinoamericano”, señala.

Nos informa que la plataforma va ser gratuita y, si tiene éxito, se va mantener con publicidad. Por el momento, está buscando apoyo y socios con los cuales sacar adelante a ECPerú. Nos cuenta que es muy feliz, hace unos años se casó y tiene lindas hijas. Sostiene que todo esto no hubiera sido posible sin su perseverancia. “Nunca me rendí ante los problemas y siempre he tratado de estudiar y capacitarme”, finaliza.

0 Comentarios