Menu

Ganadores 2015

Conoce a los ganadores de la última edición

PREMIO A LA ENTIDAD FINANCIERA MÁS INNOVADORA

Desde hace año y medio, Financiera Confianza viene desarrollando “Ahorro para Todos”, la única iniciativa privada de promoción del ahorro formal en zonas rurales del país. El programa ha brindado educación financiera a cerca de 7,000 personas de zonas rurales de Apurímac y Cusco. De ellas, 1,560 personas ya abrieron una cuenta de ahorros en la entidad, siendo el 81 por ciento mujeres. El programa ha comprobado que la educación financiera y el ahorro formal empoderan a los clientes, en particular a las mujeres quienes han visto revalorado su rol como responsables de administrar, de la mejor manera, los recursos de sus familias. El Jurado destacó, como variables determinantes para su selección como proyecto ganador, la promoción de la educación financiera, el incentivo del ahorro, la asistencia técnica productiva, la inversión a largo plazo y la escalabilidad del programa.

PREMIC-2015_entidad-financiera-ganadora-Financiera-Confianza

PREMIOS A LAS MICROEMPRESAS

 

Premio a la Excelencia

Kristti Vanessa Fernández Oré (La Oroya, Yauli, Junín), presentada por Caja Huancayo

Kristti Fernández (32) demuestra que la mujer empresaria puede emprender incluso en una industria tradicionalmente gestionada solo por hombres. A sus 28 años y luego de trabajar en una gran empresa minera, Kristti convenció a su esposo para invertir su liquidación en su propio taller de soldadura. Ella había visto el mercado y se había dado cuenta de que si combinaba sus conocimientos en contabilidad con la formación en mecánica de mantenimiento de su esposo podrían atender los requerimientos de empresas mineras y municipios locales. Así, gracias a un primer microcrédito, decidieron abrir su propio taller para la instalación y reparación de vehículos. Luego de varios meses, ambos esposos descubrieron que los clientes requerían servicios adicionales. Era la oportunidad de diferenciarse de la competencia. Nuevamente tomaron un crédito para comprar un torno que les permitiera ya no solo reparar sino también fabricar piezas para maquinaria pesada atendiendo a empresas mineras como Volcan, Chinalco y municipios cercanos a La Oroya.

El negocio cuenta hoy con un equipo de soldadores homologados que garantizan la calidad de los servicios brindados. Kristti y su esposo están planificando abrir un segundo taller y ampliar su mercado ofreciendo sus servicios a todos los municipios de la ruta La Oroya – Huancayo. Además, con el dinero del premio, invertirán en comprar maquinaria digital (valorizada entre USD 10,000-15,000) que reducirá el tiempo de sus procesos de 6 a 2 horas incrementando su productividad y mejorando su estándar de atención. Aunque al inicio ingresar en un rubro de negocio conducido por hombres fue difícil, la experiencia de Kristti al frente de la gestión comercial y administrativa del negocio le ha demostrado que la mujer emprendedora es capaz de romper paradigmas y que la preparación, el buen trato y el cumplimiento de los compromisos son sus mejores herramientas para seguir progresando junto a su familia.

 

Categoría Comercio

Casimiro García Castillo (Santo Domingo, Morropón, Piura), cliente de Edpyme Raíz

El distrito de Santo Domingo es uno de los diez distritos que conforman la provincia de Morropón (región Piura). Aunque es una zona ganadera, no hay negocios que se dediquen a la venta de productos para ganado y que a la vez brinden asistencia técnica calificada a los animales. Esta fue la oportunidad que Casimiro (46) aprovechó al crear su empresa. “Siempre quise tener mi propio negocio y poner en práctica lo que estudié. Vi la oportunidad, decidí poner mi negocio y ser mi propio jefe” nos cuenta.

Casimiro es, además, el responsable técnico de la Asociación de Ganaderos de Santa Catalina de Mossa (Paltashaco) donde, entre otras cosas, realiza el análisis a los animales y verifica que la leche fresca esté apta para proveer a la Asociación de Vaso de Leche. Él es un empresario que ha entendido que los negocios generan desarrollo. Desde su negocio, brinda asistencia técnica para apoyar el correcto cuidado de los animales, participa en la asociación de regantes para promover la reforestación, el cuidado del agua y el medio ambiente. “Estoy orgulloso, además, porque presto servicios a los emprendedores del campo que son mis paisanos. Me siento feliz porque ellos confían en mí y solicitan mis servicios” concluye.

 

Nancy Leonor Pérez Blásido (Chimbote, Santa, Áncash), cliente de la Caja Metropolitana de Lima

Contadora de profesión, Nancy (43) siempre estuvo vinculada a la comercialización de lubricantes ya que la familia de su padre llevaba mucho tiempo el ese rubro de negocio. Al terminar la universidad, Nancy ingresó a trabajar a una de las empresas familiares conducida por su hermana mayor. Sin embargo, se dio cuenta de que lo suyo no era pasar todo el día en una oficina sino estar en el campo atendiendo a los clientes y liderando al equipo de trabajo. Al nacer su primera hija, Nancy decide renunciar al negocio familiar para ser su propio jefe.

Comenzar no fue fácil. “Cuando empecé el negocio me robaron porque era nueva en la zona, me dejaron lo mínimo para trabajar” nos cuenta Nancy. “Si yo ya di un paso, tengo que continuar, tengo que seguir adelante” añade. Fue con el apoyo del crédito de sus proveedores y orden que salió adelante. Luego, el reto fue diferenciarse de otros negocios cercanos. “Empecé regalándole franelas a mis clientes; con el tiempo vi que hacer algo más y empecé ofrecer lavados gratis y ahora regalo vales navideños para mis mejores clientes.” Nancy es una emprendedora que tiene ganas de progresar. Este año está pensando reestructurar su local para brindarle un mejor servicio a sus clientes transportistas. Finalmente, para reducir su impacto ambiental, ha invertido en la compra de líquidos que reemplazan el uso del petróleo para la limpieza de los motores.

 

Categoría Producción

 

Jenny Rosario Niño de Guzmán Aedo (Oxapampa, Pasco), cliente de Caja Arequipa

¿Cómo reflotar el fundo familiar que, desde la época del terrorismo, había quedado en completo abandono? Esa fue la pregunta que motivó a Jenny (38) a comenzar su propio negocio de derivados de miel, mermeladas y licores regionales en Oxapampa. “Dejé toda mi vida en otro lugar y la cambié por emprender mis propios proyectos partiendo del sueño no cumplido que tuvieron mis padres cuando compraron el fundo” nos explica. En la lucha por este sueño, Jenny enfrentó muchas dificultares. La barrera de género al insertarse en un negocio tradicionalmente liderado por hombres y el poco acceso a una oferta adecuada de capital de trabajo fueron dos obstáculos que, con paciencia y perseverancia, pudo superar.

Jenny es pionera en Oxapampa en trabajar con jóvenes con habilidades especiales lo que ha animado a otras empresas a contratar a sus jóvenes practicantes. Además de ser cliente del sistema financiero, Jenny participa junto a un grupo de mujeres empresarias en un fondo colectivo privado para acceder a capital de trabajo; parte de los aportes de las emprendedoras que lo conforman son destinados a obras en beneficio de la comunidad local.

 

Flor de María Mejía de Zenteno (Ilo, Moquegua), Cliente de Financiera CrediScotia

Flor de María (58) es una empresaria ileña propietaria de Agroindustrial Poquera, microempresa dedicada al cultivo de olivos con manejo orgánico. Adquirido por Flor de María hace 7 años, hoy es el primer fundo con manejo orgánico de la región Moquegua. “Muchos opinaban que había hecho el peor negocio al adquirir un fundo donde solo se veía abandono; pero mientras ellos veían eso, yo sentía lo contrario porque me gustaba y creía en lo que hacía” comenta Flor de María. “Al inicio fue difícil conseguir el presupuesto para comprar la maquinaria que en ese momento se necesitaba pero lo solucioné a través de un microcrédito”, añade.

Comenzar no fue fácil pero el principal problema que tuvo que enfrentar Flor de María se presentó cuando la plaga del olivo se volvió inmune a los insecticidas químicos que se usaban. Fue entonces cuando decidió aplicar el manejo orgánico. Ante la negativa de apoyo por parte del municipio local y de los responsables del desarrollo del valle de Ilo, viajó en busca de un asesor especialista en producción orgánica de olivos. Con su apoyo, empezó a cambiar las prácticas agrícolas y a usar insumos orgánicos para controlar las plagas. No fue fácil, pero lo consiguió. Hoy, Agroindustrial Poquera cuenta con la certificación “Fundo Verde” otorgada por el SENASA produciendo 10 toneladas de aceituna en cada cosecha.

 

Categoría Servicios

Wilbert Mendoza Ramírez (Lima), cliente del Banco Financiero

Wilbert (40) creció en una de las unidades comunales de vivienda de Ate Vitarte. Su infancia estuvo marcada por la ausencia de su padre y la temprana pérdida de su padrastro. Sin embargo y pese a que su madre no pudo solventar sus estudios superiores, Wilbert decidió sacar adelante a su familia estudiando la carrera técnica de mecánica automotriz por las noches mientras trabajaba como ayudante de construcción en las mañanas. A los 25 años y viendo una creciente demanda de servicios para motos en Huaycán, convence a su madre en cerrar su pequeña tienda de abarrotes para convertirla en un taller de servicios mecánicos para motos.

Durante los primeros años de su emprendimiento, Wilbert se encontró con trabajos especializados que él no pudo atender con facilidad lo cual lo frustró por no contar con la base de conocimientos técnicos necesarios. Sin embargo, tal fue su deseo por crecer que no dudo en buscar ayuda en sus maestros llegando al punto de trabajar gratis con el único deseo de aprender. Su talante y perseverancia a lo largo de los años impulsaron su negocio que hoy es uno de los 18 talleres autorizados de la marca Honda, ofreciendo en un mismo lugar: Mantenimiento y reparación de motocicletas, motopartes, piezas y accesorios y venta de accesorios como casacas, guantes, cascos.

Wilbert ha descubierto en la capacitación una manera de contribuir con su comunidad formando a los jóvenes dándoles conocimiento técnico que les pueda ser útil aun cuando esto pueda significar contar con algún competidor más adelante. Además, gracias a la aplicación de las buenas prácticas propuestas por Honda, aplica el método japonés de las 5S lo que le han permitido crecer e innovar.

Esmeralda Marca Checalla (Mariscal Nieto, Moquegua), cliente de Caja Arequipa

La historia de Esmeralda (55) comienza cuando trabajaba como cocinera en un restaurante local de Moquegua. Al percibir únicamente el salario mínimo y ver que la mitad de ese sueldo lo gastaba en pagarle a una persona para que cuidara a su hijo, decidió abrir su propio restaurante al que llamó “Tobolombo”.  Aunque comenzó con un local con techos y paredes de esteras, Esmeralda se esforzó por mejorar la infraestructura y hoy cuenta con piso falso, cocina totalmente equipada y acabados completos en todo el primer piso de su restaurante. Luego de más de 3 años y medio de trabajo, Esmeralda ha logrado posicionarse en el mercado local como una de las referentes de la comida típica de Moquegua. Gracias al acceso al microcrédito, Esmeralda ha podido ir implementando y mejorando su negocio siempre pensando en la satisfacción de sus clientes que, como nos cuenta, es su mejor publicidad.